miércoles, julio 30, 2014

Entre nos


Tal vez existe alguna razón 
para el desenfrene del hambre
para esta ansia de tragarnos entre nosotros,
para que la sangre no permanezca 
mansa en su cauce y busque 
a como de lugar salirse de los límites.
Alguna razón para que quiera 
siempre el arma florecer en la mano,
la vida solo pueda sobrevivirse a costa de la muerte
y la supervivencia de las especies sea la regla más tiránica de Dios. 
Tal vez exista, pero yo la desconozco.



La nostalgia
invisible 
sobre los hombros 
pesa como plomo.

En la vida, de repente,
hace veinte años
es ayer.

.

viernes, julio 25, 2014

Carnada



Podría escribir, reiterada
y siempre
la palabra silencio

cada vez sería
como es
un estruendo que agazapa al poema verdadero
y da cabida a este entramado
acaso pequeña piedra de agua en el desierto
minúsculo corazón enterrado bajo tierra
o última respiración de un moribundo

podría escribir, reiterada
la palabra silencio
y ser con ella esa planta plena
a punto de florecer
o la esperanza del mundo
el horizonte más bello, más próximo y lejano
el nuevo nacimiento del sol
en el mar

podría escribirla, como escribo,
sin nombrarla,
y que ella sea la carnada que esconde el final de la caña
con la cual pescar honduras
o el cedazo donde se filtre el simple aire
para poder respirar
y no morir ahogada con tanto 
tanto ruido.

.

lunes, julio 14, 2014

La flor de Mayú

Microscopías para ciegos (Creaciones efímeras)


 


© Fotografías: Bárbara Santos

domingo, julio 13, 2014


Susurraré a ti mis voces
soportarás lo que me atraganta
sobre todo las incertidumbres
y amarguras.
También la belleza
que ocasionalmente mis manos te lancen
como una espada.

Obligada estarás a escuchar el canto
frágil de mis uñas
y apreciarás paciente a la araña que las teje.
Será una labor diaria, o casi,
esta forma particular de hablarte y la tuya
de escucharme.  Y será costoso.
Sabido es, las buenas terapeutas cobran caro.

Cuando haya cerrado la puerta
no ya las pequeñas puertas
cuyo dintel la noche y la mañana atraviesa
y entre nosotras quede la nada
gracias a ti, por fin, mi vacío 
tal vez podrá ser blanco.

Tú, poesía, amada mía,
intacta, darás la bienvenida
al que sigue.


martes, julio 01, 2014

La ballena blanca del Chimborazo.

Fotografía, María Tabares ©

El volcán del Chimborazo es un delfín del cielo, salta a veces del agua 
y desaparece.
Otras, es una enorme ballena blanca. 
Es cuando permanece
permanece
permanece.


sábado, junio 21, 2014

Y si clausuro


Y si clausuro las entradas
las salidas
renuncio a los picotazos del silencio
al terror gustoso de caminar las calles
en carne
si me cubro de penumbra
y rehago
y deshago la casa
sin temor a que se juzguen sus lluvias
simplemente porque no salen más
y ellas se ordenan
junto a la flores en la mesa
siguiendo las leyes de su propio abcdario
para una fiesta íntima de una sola comensal
y  sin espejo
ni comparación posible con las piedras
los dioses
o aquellos que dirigen la manada
me acepto solo
polvo anónimo
56 neuronas faltantes de mielina
normalidad, a fin de cuentas,
y cierro las ventanas
y clausuro las puertas
y existiendo solo para adentro
logro existir.



Bogotá, 2014


La ciudad que observo
ha devorado aquella otra que fue mi casa
recinto seguro y soleado
en el cual reí y padecí estar viva.
Recorro
fantasmagórica
una aberración urbana
nunca antes replicada por el hombre.
He perdido el lugar
o el lugar se ha reducido
a una grieta:
existo
únicamente al interior de una ventana
calidoscopio de colores donde la ciudad
se acomoda en el poema.
Fuera de ella,
soy una inexistencia
arrojada a la intemperie
ojos anacrónicos salidos de sus órbitas
extrañamiento rotundo
en el vacío de este tiempo.

La que fui
la que soy
ha muerto.

.



martes, mayo 27, 2014

Flor silvestre


En un café al que no regresaré
ansiosa por escuchar el silencio
me alejo del mundo entrando en él.

Lo primero que veo,
que escucho,
es un sonido sordo, blanco,
nuboso.

Detrás, más allá,
emerge
esta flor silvestre.


Cancún, octubre 2013

.